PERROS DE TERAPIA

 

Los perros son esos seres especiales, entrañables y extraordinarios, considerados el mejor amigo del hombre acompañándonos a lo largo de la historia, llenando nuestras vidas de valores como la fidelidad, el compromiso, el respeto y el amor incondicional. El perfecto compañero de viaje que nos enseña a vivir en el ahora.

El perro de terapia es un perro sano, específicamente entrenado para integrarse dentro de un programa terapéutico o educativo, actuando como co-terapeuta y disfrutando de cada caricia. Son animales sociables de comportamiento predecible que buscan el contacto físico, aceptando un buen abrazo y la manipulación sin mostrar signos de ansiedad ni agresividad.

Nuestros perros cumplen con los protocolos higiénico-sanitarios y comparten junto con otros animales cualidades innatas, siendo espontáneos,  sin importarles el pasado o el futuro:

Incitadores al juego.

Facilitadores de la comunicación.

Carentes de prejuicios y por tanto son excelentes igualadores en la sociedad.

No preguntan, no demandan información.

Su acercamiento no es invasivo, lo que facilita su relación con las personas.

El animal en general es un lubricante emocional, evocador de sentimientos positivos.

Los animales aportan motivación y, guiados adecuadamente, son excelentes modeladores de comportamientos.