En Darwin buscamos siempre los recursos que nos permitan hacer de cualquier intervención una experiencia positiva, de ella surge la iniciativa, la creatividad, hábitos saludables… implícitamente se origina el orden, la disciplina, el trabajo en equipo, responsabilidad y empatía con otras personas, repercutiendo en su entorno.

Hay una expresión que dice algo parecido a “uno es uno y sus circunstancias” nosotras pensamos que “uno es uno y su experiencia” el modo de vivirla, de afrontar ante la adversidad las situaciones que se nos presentan, muchas de ellas son oportunidades para cambiar y sentirnos mejor con nosotros mismos.

 Incentivamos a las personas a ser constructivas y lo más importante independientes, ayudándoles a generar aptitudes que hagan posible los objetivos y/o propósitos que habían dejado atrás, reforzando su autoestima y encontrando el equilibrio.

 En Darwin trabajamos con la ilusión, alcanzando una emoción que les haga vivir en el presente.

 Nuestro proyecto es compromiso social, acercamos a la personas una realidad emocional acorde a sus pensamientos y acciones.

 Los animales nos aportan esa armonía que nos hace llegar al corazón de las personas.