Reflexionado sobre este concepto y sus similitudes sobre el trabajo que hacemos me gustaría acercaros en primer lugar algunas definiciones sobre autores que sin duda parecen girar alrededor de nuestro proyecto:

 “Darse cuenta, de la experiencia presente, con aceptación”. (Germer, Ch. 2005, p. 7)

 “Prestar atención de manera particular, como propósito, en el momento presente y sin juicios mentales” ( Kabat Zinn, J.1994, p.4).

 “La capacidad humana universal y básica, que consiste en ser conscientes de los contenidos de la mente, momento a momento”. (Simón, V. 2007, p.8)

 “Conciencia Plena es mantener viva la consciencia en la realidad presente”. (Hanh,T.N.1976,p.11).

 “Estar frente a la desnuda realidad de la experiencia, observando cada evento como si estuviera ocurriendo por primera vez” (Goleman, D.  1988, p.20).

 Ambas nos invitan a estar presentes, a tomar conciencia de un Presente que a veces dejamos pasar, viviendo en el pasado o en el futuro, creando un vínculo con lo natural, los animales nos trasladan a este momento ya que ellos solo Son, nos recuerdan la esencia del SER.

 Las intervenciones asistidas con animales nos conectan con nosotros mismos, si habéis leído algunas de las otras entradas estoy reiterando en lo expuesto anteriormente pero me parecía interesante crear una conexión entre ambos es  otra forma de haceros entender el amplio abanico que abarcan los beneficios que perseguimos en este proyecto, principalmente por que ambos se dirigen a un mismo fin el crecimiento personal.

 Las repercusiones de las intervenciones que realizamos ayudan a las personas a sentirse implícitamente independientes, seguras, creativas y constructivas en todas las facetas de su vida.

La lógica se impone cuando al sentirnos mejor con nosotros mismos nos encontramos en sintonía con nuestro entorno, en las relaciones que establecemos con los demás siendo más amables, empáticos y sociables.

 En Darwin buscamos romper con rutinas de aprendizaje que no hacen más que dejar pasar cada instante sin vivirlo, buscamos trasladar a las personas a eso que dicen aquí y ahora.

 ¿Cómo lo hacemos en Darwin? trabajamos con la motivación, buscando la coherencia emocional, haciendo que aparezca la mejor versión de uno mismo.

 No podemos pretender hacer de una actividad algo metódico y disciplinado, el éxito reside en un desarrollo divertido, natural, espontáneo dejando siempre una sonrisa, ahí reside el verdadero aprendizaje.

 El origen Mindfullness se sitúa en la tradición budista, hace 2500 años, es presencia y corazón cuando una persona esta presente de corazón y viviendo un momento al 100%, sin suda no podemos estar más de acuerdo Darwin.

 Desde hace 33.000 años hay evidencias de que se vive con perros domésticos, concretamente en Bélgica se encontraron restos de haber enterrado perros con joyas para honrarlos, sin duda las relaciones con los animales destacan a lo largo de la historia por el vínculo afectivo desarrollado manteniendo sanas, cuerdas y felices a muchas personas.

 Las intervenciones que realizamos tienen como premisa conectar con el momento presente, con el yo interior de las personas, su relación puede ser considerada como un entrenamiento, una terapia, una actividad, en cualquier caso un vínculo con el que pretendemos generar aptitudes que mejoren la calidad de vida de las personas.

 La relación que nos une a los animales nos ofrece otra forma de vida, requiere compromiso, tiempo y responsabilidades pero sin duda ellos superan con creces nuestras expectativas en cada paseo, en cada visita… marcando la diferencia en nuestra rutina diaria.

 Nuestros perros son parte de nuestra vida y familia, esperamos que puedan ocupar un lugar en la vuestra.

 GRACIAS Mindfullness por enseñarnos a vivir en el AHORA, como lo hacen los animales.